Declaro que entiendo los siguientes aspectos sobre el blanqueamiento dental externo:

  1. El blanqueamiento o aclaramiento dental externo consiste, principalmente, en la aplicación de un gel blanqueador que, al liberar oxígeno, actúa sobre los tejidos duros dentarios, aclarándolos progresivamente. El resultado final consiste en una sonrisa más clara, más luminosa.
  2. Los dientes pueden presentar un color oscuro por distintos motivos, como la edad, colorantes de la dieta (té, café, vino tinto, bebidas de cola, granada, etc.) y tabaco, o consumo de determinados fármacos. El odontólogo determinará el origen de la tinción y la forma de tratarla.
  3. La aplicación del producto blanqueador en forma de gel se realiza, generalmente, mediante su colocación en cubetas o férulas preformadas adaptadas a los dientes del paciente. Es necesario que éstas se mantengan en la boca durante unas horas determinadas al día para lograr los mejores resultados. Aconsejamos que sean colocadas en la boca cada noche, para evitar beber y comer durante la aplicación.
  4. Las cubetas o férulas personalizadas se confeccionan a medida, logrando un ajuste máximo a la forma de los dientes. Esto conlleva que la cantidad de gel que se coloque debe ser reducida, con el objetivo de prolongar la vida del producto y facilitar la evacuación del sobrante una vez sea colocada en la boca.
  5. El principal efecto secundario asociado consiste en el aumento de la sensibilidad de los dientes (a estímulos, principalmente el frío), sobre todo en pacientes que ya presentan hipersensibilidad. Estas molestias, en caso de aparecer, están asociadas a la aplicación del producto de blanqueamiento, por lo que desaparecen completamente cuando se finaliza el mismo. El odontólogo dispone de diversas formas para reducir esta hipersensibilidad. podrá preguntarle en todo momento.
  6. Complicaciones mayores, como reacciones alérgicas, son infrecuentes. Para prevenir posibles efectos indeseados es fundamental que nos advierta de cualquier alergia (sobre todo a peróxidos) o enfermedad que padezca, así como de los medicamentos que esté tomando.
  7. El producto blanqueador sólo tiene efecto en los dientes naturales, es decir, tanto las coronas (fundas) como las obturaciones (empastes) previos no modifican su aspecto, pudiendo existir una disparidad de color una vez concluido el blanqueamiento.
  8. La capacidad de aclaramiento de los dientes es limitada. Del mismo modo no se puede predecir el grado de aclaramiento que se va a producir. El profesional es el que debe valorar la situación y será quien decida sobre la posible prolongación o modificación del tratamiento.
  9. La zona cervical de los dientes (junto a la encía), debido a su anatomía, es difícil de blanquear, permaneciendo siempre algo más oscura que el resto del diente. Por la misma razón, los caninos se aclaran menos que los incisivos.
  10. En casos de discoloraciones dentarias muy severas pueden no lograrse resultados completamente satisfactorios. Los dientes más oscuros o con descoloraciones severas requerirán mayor tiempo de tratamiento. Las manchas blancas opacas o bandas que algunos dientes presentan normalmente no desaparecen, si bien se aclaran.
  11. El mantenimiento del color que se obtenga depende de diversos factores. Cuanto mayor sea la presencia de hábitos perjudiciales (tabaco) o el consumo de alimentos o bebidas coloreadas en la dieta, menor será la duración y mayor probabilidad existirá de recidiva. He entendido que, con la edad, los dientes tienden a ser menos claros.